EL OTOÑO en una CASA RURAL, un buen deseo de CASA RURAL PARA GRUPOS Y FAMILIAS URRARENA

El otoño según el pintro italiano del siglo XVI Giuseppe Arcinboldo

Tenemos la costumbre de viajar en verano y tendemos a pensar que para disfrutar de unas buenas vacaciones el sol y el calor son imprescindibles. Sí, es verdad que con calor y sol se pueden realizar muchas cosas. En Casa Rural para grupos y familias Urrarena lo sabemos muy bien, pues el Valle secreto de Navarra, el Valle de Guesálaz, disfruta de una climatología en ese sentido privilegiada. Además, por estar prácticamente en las orillas del Mar de Navarra, el pantano de Alloz, somos conscientes de cómo se pueden pasar grandes e inolvidables momentos en contacto con el agua bajo un sol de verano. Es evidente. Pero lo cierto es que cualquier estación del año tiene el suficiente atractivo para lanzarnos a la aventura de sentir, conocer y disfrutar unas buenas vacaciones o una escapada de fin de semana.

Navarra es única en paisajes, climas e historia, donde el color es una constante, pudiendo disfrutar del verde más intenso en los valles del norte, y de los ocres infinitos de las Bardenas reales en el sur. Quien visita Navarra – Nafarroa puede escoger color, porque casi en cada pueblo existe una casa rural perfectamente equipada donde alojarse y disfrutar de esta variedad cromática. Pero si lo que buscamos es color, no existe ninguna época donde éste se muestre con tanta fuerza como el otoño. Una época especialmente apreciada por cualquier agroturismo de Navarra y especialmente por el nuestro, la Casa rural para grupos y familias Urrarena de Muzqui. El otoño en el Valle secreto es siempre muy atractivo, pudiendo desarrollar infinidad de actividades que no permiten otras épocas. Es en otoño cuando se inicia la vendimia, se recoge la fruta, cuando salen las setas y los hongos, cuando las moras y patxaranes están en su sazón, cuando sembramos los campos de cereal, cuando se embotan los pimientos y es la época en la que encendemos el fuego del fogón en nuestra casa.

Sí, encender el fuego de la chimenea siempre es un momento especial para las familias y grupos que se alojan en Casa Rural Urrarena. Es la culminación perfecta para un día visitando cualquiera de los innumerables lugares que ofrece Navarra. El final perfecto para un día habiendo sentido el frescor del otoño e impregnado nuestros ojos de los colores más increíbles. El fogón nos da calor, nos transforma, nos relaja, nos ayuda a conversar, hace que aflore nuestro lado más amable y reúne a la familia o grupo de amigos en su derredor. El olor de una chimenea encendida nos transporta a otros tiempos, a nuestros orígenes, y es justo en otoño cuando las chimeneas comienzan su trabajo, aportando ese dulce calor reconfortante que nos proporcionan los primeros fuegos de la temporada. Somos muchas en Navarra las casas rurales y agroturismos que disponemos de este lujo del que todos podemos disfrutar. A nosotros, a los responsables de Casa rural Urrarena, nos emociona mucho, cuando por primera vez en la temporada, vemos salir el humo por la chimenea de nuestro agroturismo. Entonces sabemos que el grupo o familia allí alojado guardará un mejor recuerdo, si cabe, de su estancia en Muzki, en nuestro Valle de Guesálaz, el Valle secreto de Navarra.

Pantano de Alloz en el otoño de 2009

Disfrutar de una buena escapada rural por Navarra un fin de semana de otoño, alojándonos en un buen agroturismo con chimenea, es algo que no olvidaremos, sobre todo si lo hacemos acompañados por nuestro grupo de amigos o por nuestra familia en Casa rural Urrarena, en el Valle secreto de Navarra.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*